viernes, 25 de julio de 2008

La inclusión en el aula





Cuando me dijeron que iba a tener en mi aula un alumno que correspondía al plan inclusivo, lo primero que hice fue correr a revisar su historia, y no la encontré. Fue luego de conocerlo a él que pude acceder a esta información.

Al verlo "dependiente de su mamá" , pensé imposible lograr algún tipo de independencia posterior (hoy tengo la esperanza de que logré caminar correctamente y que el año que viene asista al jardín en forma regular).

Conversé con la madre y revisamos juntas la historia del pequeño. El diagnóstico: parálisis cerebral. Ella daba fe de la inteligencia y capacidad del niño, añadiendo que las pruebas y exámenes habían sido tomados muy a la ligera y sin mayor calidad profesional. En esta evaluación el resultado obtenido era "retardo mental severo" y me pedía tiempo para que él me demostrara lo contrario.

- Debe ir al aula de tres años, requiere de figuras amplias, de espacios mayores en el patio y en mi aula estos se reducen por la edad.- le dije. Me suplicó - no lo atrase por favor, él sabe, comprende todo, su nivel de inteligencia es alta, lo que tiene algo afectado es su motricidad gruesa y fina.

- Lo intentaremos pero habrá una condición. Usted debe llevarlo en las mañanas con especialistas a su terapia y traerme pruebas de ello, acá el objetivo a buscar será integrarlo como parte del grupo, tengo limitaciones, no es mi campo, necesitamos ayuda.- le dije y así quedamos. Vinieron dos personas en dos oportunidades diferentes. Les mostré como abordabamos las actividades con él.

Desde el primer día se mostró feliz en el jardín todo, copiaba, disfrutaba de todas la actividades, levantaba la mano y participaba. Le costaba pintar y reniega aún, cuando no puede; hay que ayudarlo con la mano para que no se fustre. Un buen día estábamos atareados pintando, cuando de pronto sin darse cuenta empezó a caminar sólo y no cayó al piso. Lo aplaudimos mucho y cada vez que lo hace le hacemos barra. Cada día que pasa lo hace con mayor seguridad y es el encargado de comunicar cuántos niños han faltado, todos lo ayudamos y cuando pregunto sabe la respuesta, es muy hábil.

El cariño que sentimos nos da la posibilidad de manifestar que este niño ha sido víctima de negligencia médica originada por una Hipopsia al nacer. Era 27 de diciembre y la mamá presentó signos más no dolores y obedeció la indicación médica. Vaya a casa y vuelva después de fiestas. Ella no insistió. Ella obedeció. Ella se equivocó pero es conmovedor verla todos los días apuradita llevando y trayendo a su hijo. En las mañanas las terapias y en la tarde su jardincito, está segura que logrará avanzar y que mañana más tarde será una persona independiente.

Sin embargo en estos días veo al pequeño muy triste porque papá se fue de casa y ha empezado a retroceder lo avanzado. La mamá comenta que todas las noches espera en la puerta su llegada. Asimismo, veo a su madre. Ambos están pasando por un momento emocionalmente triste. Él es pequeño pero cuántos retos y penas le va dando la vida . Ha sido un acierto incluirlo.

La educación inclusiva es un concepto que comienza a ser utilizado desde la década del 90 y representa una apuesta por la igualdad y la no discriminación al garantizar para todos los niños (as), adolescentes, jóvenes y adultos el acceso a la educación, a la activa participación e igualdad de oportunidades disminuyendo las diferencias y contribuyendo a eliminar los prejuicios y estereotipos que se tienen con respecto de las personas con discapacidad en el Perú. Pero surge de inmediato la cuestión ¿los maestros estamos preparados para incluir? la respuesta es no. Intuir como hacerlo no garantiza hacerlo bien. En las capacitaciones docentes debería estar incluído un modulo que pautee eficazmente como abordar los diferentes diagnósticos que se presentan y preparar a un grupo por escuela a fin de que dirija con acertividad un buen trabajo de inclusión.

"Incluir por incluir" no es la cuestión, las aulas inclusivas deben contar con visitas y seguimientos que permitan orientar. En el caso de este niño en particular funciona porque en las mañanas recibe apoyo de lo contrario la propuesta con él sería insuficiente y hay que tenerlo claro.




1 comentario:

Teresa dijo...

Marlene es interesante tu articulo sobre los niños inclusivos, ellos tienen el derecho de aprender y es necesario que nos capaciten en este nivel , pero creo que este año es nuestro año porque Dios no a Bendecido, con estos niños que tenemos en nuestras aulas porque dia a dia van aprendiendo a integrarse con los demas y su dulzura nos llena y como profesoras que somos , siempre tenemos que trabajar con ellos. Quiero en este espacio dirigirme a EL PADRE DE ENRIQUE
que no abandone a sus hijos porque son el regalo mas hermoso que DIOS no da si lee este articulo , anda busca a Enrique dile que lo quieres y abraza a tus hijos Enrique y Elias ellos no tiene la culpa de nada ellos no, pidieron venir al mundo ten encuenta lo que uno siembra, cosecha y cosecha el amor de tus hijos
Marlene gracias por permitirme escribir estas lineas es iteresante tu articulo amiga mia sigue adelante.
Maria