lunes, 15 de setiembre de 2008

SOLIDARIDAD


La semana que pasó ha sido una semana turbulenta, compleja y bella a la vez, muy difícil, recién hoy puedo compartir la experiencia.

Celebrando la semana de la familia se acordó en la Institución organizar un paseo, el cual estuvimos coordinando con gran entusiasmo. Motivando a los padres en un inicio, preparando la actividad con el equipo, pegando carteles y nos sentíamos muy entusiasmadas.

Bueno como en todo Lima en el lugar que trabajo existe una cantidad de obras simultáneas que ya no sé si son por reparación de pistas y calles, o por el APEC, en fin he perdido el hilo conductor del porque de las mismas, lo que puedo compartir es que son, y alteran la dinámica de vida, generan tensión natural en las personas; me atrevería a decir que uno siente algo así como una contaminación visual. De pronto aparecen como rejitas naranjas, el aviso famoso de - Vecino es por tu bien y la presencia de grupos de trabajadores o con chaleco o gorro de colores amarillo o naranja y ya están ahí como parte del panorama diario, cortando las pistas a la mitad y llenándolo todo de huecos .

En fin, hecha la anotación, sigamos con la anécdota. El día jueves terminé de cobrar el dinero recaudado para el alquiler del ómnibus, las entradas y me dirigía al encuentro de mi colega de la mañana para ultimar los detalles del paseo. Esperando previamente a una madre de familia que me pidió que esperara hasta las 6 y 30 el pago que le correspondía y así lo hice, no vino. Siempre que me retiro de la Institución lo hago sola pero esta vez le pedí a Lesly mi auxiliar que me acompañará a tomar el taxi debido a que llevaba una fuerte suma de dinero y bueno así lo hicimos.

Me dirigía al lugar de encuentro con el taxi, bien asegurado, cuando a dos o tres cuadras del jardín, se acerca un hombre por el lado del chofer que tenía su ventana un poquito baja y mete la mano directamente para soltar el pestillo. Al ver la situación de inmediato subí el pestillo de mi lado para huir (especialidad mía dicho sea de paso), volteo a la derecha y veo que tenía otra persona al lado mío, cierro de inmediato el pestillo, entonces el otro insistía por el lado del taxista a quien le decía : si no apoyas te mato. Momento eterno de desesperación hasta que llega el tercero y rompe la luna de mi lado con no sé que pero rápidamente, me aterro y grito, a lo que responden te vamos a cortar ¡callate¡, quise escapar por el lado izquierdo pero llegó el cuarto y cuando vi al cuarto asaltante, empecé a llorar porque todo estaba dado para mí, ya no había más que hacer ni más que pensar. Los cuatro asaltantes me atacaban y yo era el único botín ¡que hacer! jalaron lo que pudieron, me revisaron como si fuera una alcancía ¡que asco! ¡que horror!. Me dolía en el alma saber que el dinero era de mis padres y de mis niños, el paseo, todo se me iba de las manos y no podía luchar más por ellos, permitir era la opción, me sentía vulnerable, frágil, incapaz, la lucha que se daba tenía ventajas y en esta ocasión éstas no eran a mi favor, no había forma de luchar contra este momento. Y sucedió.

En cuanto escaparon salí del carro y corrí a la esquina había un policía en una moto y lo alcancé - por favor, le dije defiéndame allá está el taxi y se han llevado todo el dinero de mis niños han roto la luna y le conté todo, ayúdeme. Debe ir a la estación y sentar la denuncia. No le dije debo volver al jardín que voy a hacer , bueno ya estaba volviendo al jardín y no sabía a donde esconderme, lloraba, gritaba , o algo así siento que buscaba ahí algo que me calmara y no lo encontraba, ¡estaba aterrada y desesperada¡, luego fui a la comisaría. Lugar en el que están acostumbrados a ver lo que me había sucedido en serie y por tanto no se sorprendían de nada. El taxista se fue no podía esperar tanto tiempo. Senté la denuncia y la persona me enseñó que el cuaderno por esa zona estaba plagado de denuncias iguales. Siéntase contenta y me leía los resultados de los que tenía anotados, lesiones graves en la cabeza, contusiones en las piernas, brazos, fue totalmente acuchillado …en fin, siéntase afortunada no está muerta, en esta zona eso es lo usual.

¿Eso es lo usual? , ¿es usual que roben?, ¿es usual que te golpeen y te pateen hasta cansarse?, ¿es usual que te acuchillen el rostro y lo deformen?, ¿es usual que te maten?, ¿hemos avanzado como civilización realmente?. ¿Hasta donde hemos llegado? ¡Qué horror e inseguridad en la que vivimos!.

La señora que vende en la puerta del jardín sus golosinitas me prestó para volver a casa, ya no había más que hacer. Esa noche tenía la cena por el onomástico de mi hija, elaborada con gran dificultad por los horarios de todos y otra fecha iba a ser imposible. Llegar y comerte todo el rollo era necesario, sólo arranqué un comentario – estás muy pálida, sí repusé estoy mal del estómago, no tuve apetito pero comí y sonreí,¡ amo a mis hijos!.

Concluída la cena comenté lo sucedido después de arrojar todo lo comido, era mejor explicar antes que preocuparlos. Ellos son tan fuertes y respondieron : bueno mami cual va a ser el ejemplo y que lección nos vas a dar hoy. Te robaron todo el dinero, estás quebrada y ahora,¿ como se debe responder?.

Al día siguiente me fui a conseguir el dinero para cubrir los carros y compré mis talonarios de rifa para recuperar lo perdido pero la sorpresa fue grande cuando llegué al jardín. La lección de fondo está ahí.

Llegué al jardín y había un comunicado el cual decía lo siguiente.

COMUNICADO

Sr. Padre de familia

1) El día de ayer 11 del presente a la profesora Gloria Marlene Gárate, le robarón entre…………y……………el dinero recaudado para cubrir los costos del paseo familiar del día domingo 14 del presente mes. Se puso la demanda en la comisaría correspondiente.
2) Ante este lamentable suceso la familia escolar de nuestra Institución va a colaborar para cubrir el costo económico y se realizará el paseo programado.
3) Por tanto pedimos la colaboración a todos los padres de familia para una parrillada el día jueves 18 y miércoles 24 del presente mes. Iremos realizando actividades y pedimos que envíen un sol para ayudar e ir cubriendo paulatinamente los costos.
4) De antemano agradecemos su colaboración

La familia escolar del …..jardincito.


Poco a poco irá pasando el fantasma del miedo, a la hora de salir a la calle, a la hora dirigirnos al jardín, al temor cuando es de noche, al temor de subir solos a un taxi, a las pesadillas que a veces no nos dejan dormir tranquilos, todo irá pasando . Y poco a poco iremos recuperando los objetos perdidos, el cuaderno de programación, la programación de este mes, el puerto de mis avances y exposición en power de mi tesis, mis agendas, mi celular, etc, etc, etc.

El paseo se realizó ayer domingo, y con la colaboración que van a dar mis colegas y padres de familia se está recuperando no sólo el dinero perdido sino la esperanza y los deseos de seguir apostando por mí país. Hay mucho por hacer. No habrán fotos del paseo, hasta que nos pase a todos.




3 comentarios:

Jose Alejandro Godoy dijo...

Recién pude leer tu blog luego de varios días (yo también ando atareado) y me topo con esta historia tan real, tan díficil y a la vez, tan aleccionadora. No dudo que fue dificil afrontar todo esto, pero con la ayuda de tu maravillosa familia (a la que conozco de cerca, sobre todo, a alguien muy especial) y de tus colegas y padres de familia el mal momento se va sorteando. Hace algunos días a una amiga le pasó un suceso similar y se quejaba de la poca solidaridad de la gente. Hoy puedo comprobar que, afortunadamente, dicho valor no se ha perdido.
Si requieres de ayuda, me avisas. Un gran abrazo y mucha suerte.

katty dijo...

Marle, siento muchisimo esos terribles momentos que pasaste, por supuesto que no es normal el nivel de violencia y de inseguridad en que se vive en Lima (y que hasta para la policia todo eso sea "normal"!) pero por otra parte, que fuerza la tuya, que solidaridad en tu escuela y que respuesta de apoyo de tus maravillosos hijos!
Un super abrazo

Anónimo dijo...

Marlene

Que feo lo sucedido, pero es cierto estamos expuestos todos a estas situaciones y estamos indefencsos, todo el sistema de policía y seguridad en este país no funciona para nada. Sólo nos queda vivir como en el lejano oeste, cargando nuestras armas a los costados para defendernos y estar posibilitados a defendernos algo. Me alegro que no haya pasado de un susto horrible supongo, y que estes sana y salva.

Saludos.

Carmela Diaz.